05/04/2017 JorgeB 0Comment

Color, una consideración muy importante en un sistema de identidad de marca. Tiene una variedad de asociaciones mentales específicas; fisiológicas, psicológicas, sociológicas. Impacta significativamente en el estado emocional de las personas, en su habilidad de concentrarse y aprender.

También tiene impacto funcional en términos de legibilidad, habilidad para atraer atención, percepción nocturna, fatiga visual. Cualidades importantes en señalética, impresos, visualización en medios electrónicos y otros medios de mercadeo.

El color es una de las señales visuales más potentes. Es un método directo de transmitir información directamente, es el componente visual más recordado de una marca, seguido por formas y símbolos y, finalmente, palabras. Por eso, marca y color están inextricablemente unidos

Tsurumaru, el logo de Japan Airlines se inspiró en escudos de familias japonesas, donde a menudo se incluye la grulla, cuyo lugar en la mitología japonesa es muy positivo; adopta una pareja durante toda su vida -lealtad, vuela largas distancias sin cansarse -fortaleza. La forma y el color hacen referencia a la bandera japonesa. En Japón el rojo significa poder y buena suerte.

El logo de Harley Davidson comprende un escudo heráldico atravesado horizontalmente por una barra horizontal, denota autoridad, es robusto, fuerte. El color negro expresa la excelencia y solidez de la compañía, el naranja; jovialidad, energía, actividad.

UPS “What can Brown do for you” Incluso lo utilizaron en su slogan por un tiempo. El color café simboliza confiabilidad, solidez, seguridad, mientras el color amarillo, a menudo asociado con felicidad, intelecto, energía; crea una combinación estimulante. Es un logo elegante, expresivo, nada pretencioso, comparado con muchas compañías que tratan de hacer sus logos más audaces y brillantes.

El poder de la imagen.

Una imagen transmite mucha información en poco tiempo, leer o escuchar toma más tiempo para procesar la misma información.

Formas y colores han formado asociaciones comunes en cada cultura, el rojo es apasionante, el azul es calmado. La iconografía de los símbolos se adapta a esta mentalidad. Una línea horizontal es estable, una diagonal es dinámica. Los símbolos que usamos se han desarrollado aprovechando las connotaciones que traen las formas básicas. Las formas geométricas básicas pueden ser suaves, duras, estables, amenazantes.

Así se han creado las convenciones sociales; paramos el carro en luz roja, seguimos en verde.

El poder del color.

El color puede constituir un símbolo de identificación institucional por sí solo, dada su importancia visual, es el primer rasgo reconocible del color en un mensaje corporativo o como parte de la presencia física de una compañía: el señalético, dice Norberto Chaves.

En un nivel simple, la teoría del color asigna características peculiares a diferentes caras del espectro cromático, el lado cálido; rojos, amarillos, son intrépidos, enérgicos, alegres, su contraparte, los colores fríos; azules, verdes, son calmados, reservados.

Credit: The Logo Company.

La educación, las diferencias culturales afectan el impacto individual que el color tiene en cada persona. La elección de un color depende demasiado de experiencias personales para ser traducida en sentimientos específicos. El color corporativo connota más un estilo que un significado específico. La clave está en buscar formas prácticas de tomar decisiones acerca del color. Es la segunda función identificatoria del color; la cualificadora.

El color adquirirá significados en función del uso comunicacional que se le dé. El rojo Coca Cola no significa comunismo ni el verde Heineken significa esperanza, podrían serlo si esa fuera la intención. Orientada eficazmente la interpretación del color se vuelve un representante natural de la marca: los blaugrana, los albicelestes, los diablos rojos. La tercera posibilidad del color, su naturalización.

Caterpillar, John Deere, no hay lugar a equivocación.

Estudios han señalado (1) (2) cómo un color apropiado* puede traer valor inherente e inmediato a una marca. Hasta el 90% de los juicios que hacemos acerca de un producto se basan solo en el color. El color informa, atrae, incrementa la participación, incrementa la memoria, “Espontáneamente afecta la memoria receptora pasiva y ocupa activamente la mente organizadora”

*El color apropiado depende de la percepción del cliente, se hacen estudios para saber qué tono debe tener un jugo de naranja para ser exitoso; ni muy rojo ni muy amarillo.

Un estudio titulado Rojo excitante y Azul competente también confirma que la intención de compra también resulta afectada por el color, debido a la forma en que cambia la percepción de la marca.

Starbucks, anyone?

Hay cinco dimensiones que juegan un rol en la personalidad de una marca: Sinceridad, emoción, competencia, sofisticación, fuerza. Si bien, ciertos colores se identifican con rasgos específicos es más importante apoyarse en la personalidad que se quiere representar que apoyarse en asociaciones de color estereotípicas. No hay guías definitivas para escoger el color de una marca; el contexto, el sentimiento, el talante que proyecta es lo que importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *